I Encuentro Nacional de los núcleos del CESYC – Eje Regional Cipriano Castro – Eje Pico Bolívar y Eje Tama

Prensa Cesyc somos todos

Ponencia Dra. Fabiola Bautista – Eje Pico Bolívar

ponencia-dra-fabiola-bautista

Palabras de apertura al encuentro CESYC por parte de Profa. Fabiola Bautista 
“El Centro de Investigaciones Sociales y Culturales (CESYC) del Eje GR Cipriano Castro, me ha solicitado una breve disertación sobre la importancia de la investigación en ciencias sociales en la Venezuela de hoy, y a hacer una reflexión en torno a los Núcleos Académicos de la Universidad Bolivariana de Venezuela. Quiero comenzar por saludar la iniciativa de este encuentro por parte del CESYC, por agradecer la deferencia seguramente inmerecida y por la oportunidad de participar.
Formo parte de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) desde el año 2005, me adscribí al CESYC en el año 2009, tenía una investigación abierta cofinanciada por el Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (FONACIT) y se exigía pertenecer a un centro de estudios para que los equipos obtenidos con la subvención fortalecieran y favorecieran a colectivos de investigación. En mi caso, recibí del CESYC un aval, probablemente asociado al bono de investigadora; de resto, no había reuniones, ni lineamientos, ni planificación colectiva de la investigación, ni apoyo formativo, ni financiero, ni mecanismos de valoración o de proyección. Solo había distancia, una distancia como de centro a periferia.
De manera que cuando hace un par de años UBV nos impele a la creación de Núcleos Académicos, como grupos de investigación plurales, percibí que el curso de las cosas se ajustaba; porque en primer lugar, no puede existir una universidad que no haga investigación, y en segundo lugar, porque en la UBV cada sección cursa durante 3 o 5 años proyectos de investigación, que son estructurales a su formación e involucran docente-estudiantes-comunidad-otros actores en una red investigativa y resolutiva. ¿Cómo que o hay investigación?
Aclaro que el nombre de Núcleo Académico (NA) no me agrada porque exalta lo escolástico por encima de otros saberes, y en consecuencia crea una división maniquea entre el conocimiento/científico/moderno y el saber/no científico/no moderno. Si el NA es realmente plural, sería contradictorio llamarlo ‘académico’; aunque incorpore estudiantes, egresados, docentes de esta y otras instituciones y de cualquier área, incluye “comunidad” y en las comunidades nuestras hay gente no necesariamente escolarizada, con saberes tradicionales y ancestrales, entre otros.
Así, desde mi perspectiva un Núcleo “Académico” no supone una comunidad científica, (producción de conocimientos certificados, cuya solidez y originalidad son evaluadas por la comunidad de especialistas, como lo define Callon), porque esto estaría negando otras identidades, el mutuo reconocimiento de los saberes, la dialogicidad, y sobre todo estaría afirmando la forma hegemónica de producir y reproducir el conocimiento, una universidad colonizada como diría Santiago Castro Gómez (“Darle” conocimiento al pueblo y hacer “progresar” el país). Estaríamos cayendo en lo que señala críticamente Paul Ricoer sobre las funciones que le hemos dado a la ciencia, la Integradora, que determina simbólicamente todas las acciones de una comunidad, la Legitimadora, que da forma a determinadas estructuras de poder y autoridad que
la perpetúa, y la Deformadora, que la universaliza aunque provenga de una particularidad, con la consecuente descalificación de todo lo demás, cuando se torna ideologizante (pues presenta al sistema desde un punto de vista propio y particular de preconceptos o bases intelectuales sobre la realidad, desde el cual analiza y juzga; según Marx, las clases dominantes hacen pasar esta apariencia por la estructura).
Hubo un primer quiebre en este dominio científico cuando se dio el debate entre las perspectivas internalistas – externalistas de la ciencia en la década de los 70, Bruno Latour, contribuyó a definir el debate al diferenciar entre ciencia constituida y ciencia que se está haciendo. Señaló que no existe ni ‘ciencia pura’ ni sociedad al margen de la ciencia, propuso sustituir la categoría Ciencia por la de prácticas científicas y adicionalmente, cambió la imagen de ciencia como teoría – (dominante hasta los años 60), y el quehacer científico pasó a definirse como praxis. Fue el momento de emergencia del paradigma comprensivo para las ciencias sociales, que significó una verdadera inflexión e impulsó cambios paradigmáticos posteriores, cambios que debemos seguir pulsando porque las prácticas científicas como fenómenos culturales al fin, surgen en todas partes y en todos los tiempos, sólo que hay que atreverse a retar los modelos y formas de hacer.
El momento de reflexión colectiva sobre la importancia de la investigación, sobre el logro o no de las transformaciones deseadas, sobre las falacias de un currículo, sobre la posibilidad de crear ciencia contextualizada, es eminentemente evaluativo.
Especialmente si tenemos presente que la ciencia es una creación cultural resultante de condicionamientos, negociaciones y prácticas sociales muy complejas como señala Luís Damiani, donde resulta importante preguntarse sobre las decisiones políticas para quién y para qué ponemos en marcha los proyectos de ciencia y tecnología. ¿Para solucionar problemas, necesidades, aspiraciones presentes en la sociedad venezolana, para construir un mundo mejor, para hacer real la interacción universidad-comunidad, para salirle al paso al deterioro ambiental global, para ser consecuentes con las metas del milenio, para ser coherentes con el plan de desarrollo económico y social de la nación como se llame?
En estos tiempos la República Bolivariana de Venezuela cruza una crisis moral en un campo de lucha por el poder; las máscaras ideológicas al servicio de las voluntades de poder y otras al servicio del dinero contaminan los propósitos de los proyectos de investigación, se incrementa el extractivismo (con su impacto sobre suelos, aguas, aire, flora, fauna, pueblos diversos), el rentismo como problema, el hambre, el neocolonialismo (el avasallamiento de la diversidad cultural), el neoliberalismo (la reprimarización de la economía y la dependencia), muchos investigadores e investigadoras sin aparente consciencia de esta situación carecen de los concomitantes éticos de la investigación y con el modelo de ciencia antropocéntrico se prestan, otros científicos dejan el tema en silencio y otros porque están conscientes de que se requieren transformaciones de modelo y de consciencias se insertan en la educación donde no tienen repercusión inmediata en la escala necesaria pero se pueden crear condiciones de lucha, con un involucramiento y compromiso saberes/conocimiento con los espacios pedagógico/comunitarios. Allí es donde estamos los NA del CESYC.
De nosotros como practicantes de las ciencias se espera debatir nuestras agendas de investigación y su posible impacto local o potencial, que tengamos una formación epistemológica de sentido amplio e integral (entendiendo Epistemología en este contexto como el estudio del conocimiento científico donde surja y no como un sistema dogmático- Thuillier, sino acorde al imaginario epocal, a las reflexiones sobre si mismo, a las crisis paradigmáticas), se espera también que mantengamos una ética lejos del mercantilismo, que conozcamos o tengamos una base para emprender los proyectos, se espera que afinemos la intencionalidad de la investigación, se espera que salgamos al frente con corresponsabilidad a dar respuestas y crear alternativas para mejorar la sociedad, se espera que formemos talento humano, en otras palabras, que seamos copartícipes en la creación de la patria y de la educación con consciencia de país.”

Presentaciones de los núcleos

 

 

Sistematización del debate a partir de las preguntas generadoras tanto del Eje Pico Bolívar como Eje Tamá

¿Cómo se define el aspecto social y cultural desde la investigación militante en la Universidad Bolivariana de Venezuela?

EJE BOLIVAR

La pregunta permite varias interpretaciones.

La pregunta supone que todos los trabajadores de la UBV practican la Investigación militante, y consideramos que no ha sido la realidad.

Ahora bien, desde la Investigación militante el aspecto social y cultural se define como la plataforma imprescindible para su praxis, tomando en cuenta que ésta parte del planteamiento político de precisar el lugar de enunciación (¿Desde dónde?) y de acción con las preguntas ¿Qué se investiga?, ¿Quién?, ¿Para qué?, ¿Para quién?, preguntas que eventualmente no han sido hechas como un conocimiento situado sino de manera apriorística y descontextualizada (Ávila). Reconocemos el amplio trabajo que sobre la investigación militante aportó el maestro Luis Bigott y Carlos Lanz, desde la praxis emancipatoria de nuestro pueblo.

La Investigación militante es una práctica investigativa que irrumpe ante los modelos establecidos con miras a una resignificancia del orden social (Malo y Ávila), que valora el acontecimiento procesual y fronterizo orientándolo hacia la transformación (Ranciere), con el análisis de la estructura de clases vinculada a los procesos de producción, que ha de generar conocimiento pertinente con consciencia política, que debe hacer una recuperación crítica de las raíces históricas de las contradicciones halladas y que supone una devolución sistemática a las comunidades donde se ha desarrollado (Fals Borda).

Esto nos remite a definir como razón de ser y como punto de partida y de llegada a la sociedad y a la cultura o las culturas de la esfera local, regional o nacional donde se esté desarrollando la investigación, donde debemos cumplir un proceso de apropiación de todo lo transmitido socialmente y de sus códigos, sus dinámicas complejas que incluyen aspectos ecológicos, biológicos, históricos, psíquicos, lingüísticos y sociales que configuran la compleja realidad humana (Morin), con compromiso.

EJE TAMA

La UBV, se arriesga a usar la investigación cualitativa frente a la tradición científica, trasciende el plano tecnocrático de la ciencia, invita a todos los actores universitarios a participar de forma activa. El elemento catedrático también es trascendido porque sale de los espacios de la universidad, la UBVdesde el documento rector, el reglamento, invita que hagamos transformación desde el punto de vista social en nuestro país, si tenemos conciencia que la investigación debe transformar y no solo quedarse en el papel. Creo que eso es el reto: la tranformaciòn más urgente. Pudiéramos decir, que estamos detenidos en el plano teórico y no se ha adelanto mucho desde lo práctico, al menos en el caso del Táchira, a pesar de que los diferentes documentos y reglamentos que plasman la esencia de la universidad, y se convierten en la guía de la acción de todo trabajador Ubevista.

La universidad ha generado a través de los centros de estudios, los núcleos académicos, que se han convertido en el mecanismo de Vinculación con la comunidad, reconociendo su cultura como insumo para la investigación. Estos núcleos deben incluir a los estudiantes desde el principio para que el estudiante se vaya comprometiendo con la investigación vinculada a las transformaciones sociales.

La práctica investigativa en la universidad desde el CESYC, ha permitido que se aborde lo social y cultural, recuperando la memoria cultural y el aspecto socioproductivo. Aún cuando, tenemos muchos insumos a nivel comunitario, nos faltan herramientas de carácter metodológico para poder abordar las diferentes realidades sociales. Debemos romper las individualidades, y articularnos con los compañeros que tienen experiencias previas en la investigación, y generar de esa forma procesos formativos de carácter colectivo, porque el ser humano debe ser el centro de la investigación.

Se observa, que la universidad en el contexto del Táchira no tiene investigación militante, no somos coherentes entre lo que decimos y lo que hacemos; consideramos importante que debemos tomar conciencia de esto, por cuanto, ha venido generando procesos de desmotivación y poca articulación entre la práctica pedagógica y actividad investigativa del docente. Se hace necesario estimular la conformación de equipos interdisciplinarios donde hagamos investigación en conjunto y conformar un espacio de aprendizaje permanente para la producción de conocimiento.

Uno de los elementos militantes de la investigación debe centrarse en vincular la parte social y cultural, que ponga el acento en la sociedad venezolana en pro de elevar la prosperidad y la dignidad de los ciudadanos sobre todo los más necesitados. La revolución venezolana, debe apuntar a descubrir las capacidades del ser venezolano.

Es por ello, que cada investigador debe problematizarse, sobre el para qué se hace una investigación, así como las prioridades a resolver del conjunto de problemas y situaciones que abordar. El producto de las investigaciones por tanto, ha de ser conocimiento para transformar la sociedad del capitalismo al socialismo. Lo que exige transformar la cultura dominante, orientando  los procesos investigativos para una sociedad más humana y productiva. Un elemento muy importante a considerar, que exige avanzar sobre la descolonización, es superar los paradigmas eurocentrista, para retomar nuestros orígenes y reconocernos frente al modelo imperante. Hay que empezar por el crecimiento individual de cada quien, y comenzar a generar una sinergia donde lo individual y lo colectivo constituyan una unidad de criterios sociales y culturales que respete la pluriversidad de sujeto, retomando conceptos originarios de la ancestralidad nuestroamericana.

2.¿Cuál es la concepción epistemológica, metodológica, ontológica y teleológica del Centro de Estudios Sociales y Culturales?

EJE PICO BOLÍVAR

Respecto a la concepción epistemológica identificamos al CESYC con los paradigmas emancipadores y emergentes en torno al pensamiento crítico.

En lo metodológico el quehacer investigativo los Núcleos Académicos del Eje municipal Pico Bolívar avanza en la inter y la transdisciplinariedad.

Desde nuestra perspectiva observamos que ontológicamente el documento constitutivo de los Centros de Estudio de la UBV se contextualiza con documentos correspondientes a los planes de desarrollo económico y social de la nación (Proyecto Nacional Simón Bolívar y Ley Plan de la Patria), que responden a la gestión bolivariana y socialista de la Patria, cuando debería estar contextualizado en el documento de Estado previsto en la CRBV, concretamente en los fines esenciales de la República Bolivariana de Venezuela, lo que garantizaría la vigencia de sus objetivos. Esto obviaría la demanda periódico de actualización, por una constante pérdida de vigencia.

Desde nuestra perspectiva lo teleológico inicialmente procura la búsqueda de espacio en la esfera nacional para responder a la transformación de la universidad. Actualmente, nuestra visión de lo teleológico evidencia la superación de una fase de fragmentación inicial de nosotros como trabajadores socio-académicos, hacia una visión de sistema asociada a la complementariedad, la integración y la interdependencia.

EJE TAMÁ

CESYC debe orientar los procesos investigativos  articulando la teoría y la práctica (praxis); ontológicamente debe destinar sus esfuerzos a la comprensión de las realidades complejas y pluriversas, que exigen miradas multidisciplinarias. El CESYC, debe convertirse en una escuela para formar a los investigadores, desde lo ontológico, epistemológico y metodológico, valorando, los principios que definen la Constitución, el plan patria, el documento rector, así como los elementos que definen los Centros de Estudios, en aras de determinar los objetivos que garanticen productos y resultados que visualicen las transformaciones esperadas de las investigaciones de una universidad con pertinencia social.  En ese sentido, el conocimiento producto de las investigaciones debe girar en torno a desarrollar verdaderos procesos de transformación social, y hacer de esta sociedad cada día más equitativa e igualitaria.

El centro de estudios sociales y culturales, ha de profundizar la visión dialectico materialista con la cual nació, impulsado desde la visión del ser humano como sujeto transformador de su entorno. La investigación desde el centro de estudios, debe estar dirigido a conocer la esencia del ser venezolano, desde el punto de vista, social, cultural, político, ambiental, entre otros. Problematizarnos como investigadores en torno a la sociedad y sus recursos, su utilización con visión sustentable. Reconociendo en el otro, el potencial y el talento humano para construir conocimiento en este centro de estudios.

  1. ¿Cómo ha sido la relación y encuentro con el sujeto histórico desde el acontecer investigativo de los núcleos académicos?

EJE PICO BOLÍVAR

Desde nuestro hacer y bajo la coherencia con lo ya expuesto no nos asumimos como Núcleos Académicos sino como Núcleos de Investigación y estudio. Desde el Núcleo Gisella Rubilar la lucha por la soberanía de los los movimientos sociales como sujeto socio-histórico, se concibe desde lo territorial y agrario en corredores comunales y las cuencas hidrográficas, para la crítica de la visión crítica  del desarrollo en la construcción del Estado comunal.

Desde el Núcleo Admirable 200 la relación con el sujeto histórico tiene como fondo la visión de Antropologías del Sur, como creciente consciencia de la realidad, así moviliza a la comunidad universitaria a las comunidades para concretar la universidad política y el impacto social de los proyectos, conjugando la diversidad en los entornos rurales, rurbanos y urbanos.

Profundizar el aporte de la Universidad Bolivariana de Venezuela en el fortalecimiento de los consejos comunales, las comunas y con ello, la construcción del Poder Popular y del Estado comunal, la defensa del socialismo, de la democracia participativa, de la independencia y la soberanía consustanciada con el despliegue de proyectos socio-productivos con base en la investigación y el diálogo de saberes.

El Núcleo Esteban Emilio Mosony, que  propone la consolidación del Estado Comunal a través  acciones de investigación desde las diversas áreas académicas en espacios comunitarios, participando en los procesos de vanguardia y transformación, de intercambio de experiencias y reflexión en el marco de la integración de los pueblos, desde lo local, regional, nacional e internacional. Se tendrá un mejor desarrollo territorial para el estado bolivariano de Mérida, con la participación de los que han sido excluidos por años, para que lidericen, construya, impulse y materialicen el proyecto Patria. En este sentido, se reconoce el que vive y siente desde el lugar, desde adentro, El Núcleo José Luís Zambrano define su relación con el sujeto histórico está determinada por la consciencia de clase trabajadora y la incorporación del desarrollo del talento humano en el sector público y en la construcción del estado comunal. Todos los núcleos parten desde la realidad concreta de la socio-bio-región.

EJE TAMÁ

Para cada miembro de los Núcleos Académicos, la experiencia en relación con el sujeto histórico se presenta diferente, en ese sentido, se han planteado dos realidades:

  • Para unos la experiencia no ha sido suficientemente productiva, porque la vinculación con las comunidades no ha sido constante en el tiempo. Lo cual no ha permitido profundizar la esencia del proceso investigativo. Para estos actores su experiencia se ha desarrollado a través de la Unidad Básica Integradora de Proyecto. Lo que no significa que no se ha desarrollado investigación.
  • Para otros, la experiencia ha sido enriquecedora y satisfactoria, desde diversos puntos de vista, a partir de la creación de los núcleos académicos, hasta el mismo desarrollo de las distintas investigaciones desarrolladas por estos actores. Descubriendo juntos potencialidades, miedos, resistencias y satisfacciones propias de quien se atreve a desarrollar un núcleo vinculado con la investigación. El núcleo académico ha permitido acercarse a las complejidades del sujeto, componente fundamental en los procesos investigativos. Los actores de este proceso han logrado aprender en colectivo a ponerse de acuerdo, respetando las diferencias, mirándose desde la visión del otro, y con ello se han llevado a cabo experiencias investigativas interesantes, e incluso desde lo humano se ha logrado fortalecer la amistad lo que trae consigo el crecimiento personal, profesional.
  1. ¿Cómo puede contribuir el CESyC a subvertir en la investigación conservadora para impulsar los procesos de emancipación social en nuestras comunidades?

EJE PICO BOLÍVAR

El CESyC debería asumir una gestión administrativa más activa, real y menos burocrática, una gestión político-académico-formativa congruente, a través del fomento (financiamiento) y la divulgación (publicaciones) de las investigaciones. Articular con el Ministerio de Ciencia, Tecnología  e Innovación. Programas espacios de procesos y resultados de las investigaciones. Promover la visión sistémica en la gestión de investigación que apoye investigaciones colectivas. Hacer un Plan de corto, mediano y largo plazo CESYC/Núcleo Académico/PIDA.

EJE TAMÁ

En esto de romper con el modelo, se deben tomar en cuenta varios elementos:

Afrontar el desafío de superar los miedos a investigar, e incorporarnos a nuevos paradigmas investigativos. Esto se percibe en la resistencia que se observa al momento de debatir sobre lo que se investiga. Esos temores también tienen que ver con la imagen que el otro tiene de mí, y romper con ese temor a ser escuchado, e inclusive ser criticados por nuestras posturas, es un desafío de todo docente universitario, que debe ser superado, y solo en el encuentro de nuestras investigaciones esto se puede lograr.

Otro aspecto está en la excusa permanente a no ir a las comunidades, también asoma temores internos del ser, y es la resistencia a montarnos en un nuevo paradigma pedagógico vinculado con la pedagogía critica emancipadora, educando – educador – educando – comunidad (Contexto). De esta forma, construir relaciones horizontales, superando la verticalidad, enfrentando con ello las relaciones de poder a la que por siglos hemos sido sometidos y que se viven en la cotidianidad naturalizadas en nuestra esencia.

Hay otro elemento que puede incorporarse en el plano gerencial, es el trabajo por producto, el trabajador académico, debería tener la responsabilidad y la conciencia de desarrollar su trabajo investigativo en el tiempo que el planifique para ello, lo importante de este tipo de método de trabajo, es que al final del proceso, el investigador tenga un producto real. Esto debe ir de la mano con la incorporación de las comunidades a los mismos, sumar al colectivo, al de a pie, a hacer investigación, anclada en un contexto.

Esto permite incorporar a las subjetividades del docente un conjunto de imágenes, valores, motivaciones que rompen con el modelo tradicional de la investigación, y al mismo tiempo, contribuye a mejorar su ejercicio docente. En ese sentido, El CESYC, debe impulsar que sus docentes anclen sus investigaciones en los espacios comunitarios, lo que permitirá que la Universidad tenga verdadera pertinencia, y pueda construir conocimiento colectivo.

El Cesyc debería, tener dependiendo de las líneas de investigación y la naturaleza de sus Núcleos Académicos, procesos de acompañamiento que permitan a los docentes de las regiones formarse, además de subsanar posibles debilidades que existan a nivel investigativo. De igual forma, planificar eventos que sean sistemáticos que permitan participar y mostrar  resultados de las investigaciones por áreas temáticas así como, profundizar, institucionalizarlas para crear sentido de pertenencia.

De igual forma se sugiere rescatar el encuentro de saberes en las aldeas universitarias y comunidades. En las comunidades la gente conversa echa sus cuentos.  La contribución principal es incluir a los estudiantes como comunidad y a esta como entorno para el proceso del enlace sociopolítico; no se ha podido abordar el contexto con enfoque multidisciplinario, seguimos fragmentados. El problema es que no nos sentamos juntos, el desafío es encontrarnos.

El CESYC debe continuar en su afán para el cual fue creado, orientado hacia lo antropocéntrico, ¿cómo se hará?, en colectivo, estamos convencidos de ello. El Cesyc como centro de investigaciones debe tener un producto y éste debe ser la transformación de las realidades sociales, las cuales se expresen en conocimiento transformador e iniciador de otras investigaciones y de esta forma, la investigación que hemos realizado no queda en bibliotecas almacenas sin una contribución a la sociedad, que creo que sería el fin último hacia la sociedad.

 

Participantes del evento

EJE PICO BOLÍVAR

Orlando García Lobo.

Rosana Castro.

Miriam Coromoto Peña.

Carina Salazar.

Fabiola Bautista.

María Eugenia Chapeta.

Maira Mora Dugarte.

Jhonathan Daza.

Liliana Bautista.

 

EJE TAMÁ

Guido Bellazzine

Desireè Valdez

Myrian Mora

Nerida Mendoza

Endrina Useche

Nury Ortega

Eduardo Marapacuto

Ramon A. Vivas H

Sonia Navarro.

Pedro Duque

 

 

 

Anuncios